FRESNEDILLAS DE LA OLIVA

Fresnedillas de la Oliva se encuentra en la zona oeste de la comunidad de Madrid, a unos 50 km de la capital. Aunque es poco conocido, está lleno de encanto y se aconseja su visita cualquier fin de semana.

RUTAS EN FRESNEDILLAS DE LA OLIVA

LAPUENTE

SENDA DE LA PUENTE

Se trata de una ruta circular que transcurre por un paisaje de encinas, acompañada por el curso del Arroyo de ...
Leer Más

A VISITAR

  • Encontraremos calles llenas de graffitis artísticos, un museo con objetos originales de los viajes a la luna, una preciosa ruta para caminar, arquitectura del siglo XVI y, si vamos el 20 de enero, una de las fiestas más antiguas y originales que se puedan conocer.

La artista Elena Parlange ha decorado casas de piedra abandonadas de Fresnedillas con pinturas colocadas en puertas y ventanas que representan gentes y oficios antiguos del pueblo. Son de una belleza y, al mismo tiempo, de una ternura increíbles. Están por todas las calles y algunas en lugares escondidos.

  • Museo Lunar

Dede el 4 de julio de 1867 hasta el 1 de marzo de 1985, Fresnedillas de la Oliva fue sede de la Estación Apolo de Madrid de la NASA y allí estaba instalada una de las tres antenas de seguimiento de las naves Apolo. En julio de 1969, los astronautas Armstrong, Collins y Aldrin viajaron a la luna a bordo del Apolo XI. La noche del 20 de julio, los trabajadores de la Estación de Fresnedillas fueron los primeros en escuchar la frase de aquellos hombres que pisaron la luna: “Houston, aquí base de la Tranquilidad, el Aguila ha alunizado”. Ellos la transmitieron al resto del mundo.

Hoy, en este pueblo hay un museo con tres salas que exponen más de 300 objetos originales pertenecientes a las misiones espaciales americanas y rusas, y especialmente a las misiones Apolo. Entre otras curiosidades tienen la primera huella del hombre en la superficie lunar, una maqueta de una cápsula espacial, trajes de astronauta y piezas pertenecientes a Neil Armstrong.

Se abre solo los fines de semana de 10 a 14 h y la entrada cuesta 3 euros.

  • Iglesia de San Bartolomé

Esta iglesia se construyó en el siglo XVI y llama la atención cuando se entra en el pueblo ya que tiene una torre que destaca sobre el resto de casas, de menor altura. Con una sola nave y un coro bastante interesante, se puede visitar sólo cuando hay misa: sábados y vísperas a las 20:30 h y domingos y festivos a las 11:30 h.

  • Ruta La Puente

Fresnedillas se llama así por la abundancia, entre otras especies, del fresno. Para conocerlas y dar un paseo por la naturaleza, se recomienda la ruta La Puente, una ruta circular de dificultad media/baja, que empieza en el Museo Lunar y que coincide en parte por la Cañada Real Leonesa Oriental. Es especialmente bonito en primavera y otoño y se le llama el Cordel del Puente de San Juan o Cañada de las Merinas. Aparte de que es fácil, se ven árboles como encinas, enebros y fresnos y también charcas, lagunas y arroyos. Es realmente preciosa. Además, hay un centro de interpretación que da todo tipo de información sobre la flora y la fauna de esta zona.

  • Fiesta de la Vaquilla

Para presenciar esta fiesta hay que ir el 20 de enero, día de San Sebastián. No tiene nada que ver con un festejo taurino, no hay animales, solo los mozos del pueblo vestidos de forma sorprendente y un carro de madera que se ancla al suelo de la plaza del pueblo.

El origen de la Fiesta de la Vaquilla se remonta probablemente a la Edad Media o incluso antes, ya que tiene que ver con ritos ganaderos del mundo rural. Se sabe que Felipe II, a finales del siglo XVI, vino al pueblo a presenciarlas.

Sólo intervienen hombres, pero las mujeres preparan todos los vestidos y cosen los tocados que llevan los protagonistas. Hay una serie de personajes fijos que son interpretados por vecinos varones: la Vaquilla (el mozo más ágil del pueblo), el Alcalde (no es el alcalde del pueblo, es un personaje), el Alguacil, el Escribano y la Hilandera (conocida popularmente como La Guarrona), que es mujer del Escribano. A ellos los sigue una turbamulta de hombres, el grupo de Judíos, variable en número según la ocasión.

El joven que hace de Vaquilla se pone sobre la cabeza un armazón de madera con cuernos y con ellos embiste al Alguacil y al Alcalde ayudado por los judíos. El Escribano lo anota todo y con su mujer, la Hilandera, recauda dinero entre el público. Todos los personajes van vestidos de forma estrafalaria y los mozos del pueblo se visten con monos de estampados multicolores y animan todas las acciones de la Vaquilla. Llevan colgados de la cintura grandes cencerros que hacen sonar continuamente, lo que provoca un ruido ensordecedor. También van pertrechados con una honda de cuero que hacen chasquear. Hay que ser judío al menos 3 años para poder optar a uno de los papeles principales.

Es un festejo dotado de muchos rasgos ancestrales ligados probablemente a ritos paganos muy antiguos.

  • Casa de Comidas Amador

Hay gente que va a Fresnedillas sólo por la Casa de Comidas Amador, que tiene fama de dar muy buenas tapas y un menú rico rico, pero no es ese el único sitio en el que podéis comer en este pueblo. Eso sí, dicen que es el mejor.

Fuente: https://www.planesconhijos.com