GERRI DE LA SAL

Gerri de la Sal (el Pallars Sobirà-els Pirineus) es la capital del municipio de Baix Pallars, formado en el año 1969 por una agrupación de 4 municipios (Montcortès, Peramea, Baen y Gerri de la Sal).

En Gerri de la Salencontraremos la villa amurallada del pueblo y toda una serie de calles que han mantenido su estructura, dos torres de vigilancia que antiguamente se utilizaban para vigilar los salines y la torre de la prisión, junto con el magnífico Almacén de la Sal o Real Alfolí, el edificio más grande de toda la comarca de uso no religioso y donde antaño almacenaban la sal los salineros de Gerri. Actualmente este edificio es la sede del Museo de Gerri de la Sal destinado al tema de la sal y que se halla dentro de la red de museos del Museo de la Ciencia y la Técnica de Cataluña. Así pues, ¡atrévete a descubrir todos los rincones de Gerri!

RUTAS EN GERRI DE LA SAL

A VISITAR

El monasterio de Santa Maria,de estilo románico (s. XII), situado al otro lado del río Noguera Pallaresa. Cabe destacar el campanario de espadaña de tres pisos y el interior de la abadía, repleto de curiosidades de la época. Conserva restos de pinturas barrocas en el interior.

Los salines de Gerri de la Sal, documentados ya en el s. IX, se convirtieron en el principal motor económico de Gerri. Actualmente se ha restaurado una unidad salinera (poza, arcabota*, era y caseta) para poder mostrar el proceso productivo que realizaban en Gerri a la hora de hacer sal. Se visita también el manantial de agua salada, el cual nos permite hacer sal, y una caseta con las herramientas que antiguamente se utilizaban en el salín. Más información de las Salinas.

Área de interpretación de las aves rapaces de la zona, donde podrás descubrir a tamaño real y en dos de sus hábitats (colgados en la roca y mientras comen) el buitre negro, el buitre común, el alimoche, el águila real y el quebrantahuesos.

A DISFRUTAR

Si hablamos de tradiciones y costumbres, el pueblo de Gerri de la Sal ha mantenido vivo el Baile de la Morisca. El tercer domingo de agosto se baila el Baile de la Morisca, y desde hace unos años se hace la representación de la leyenda adaptada por Pep Coll y con actores improvisados del pueblo. También por Pascua de Pentecostés se celebra la romería de Esplà, en que todos los lugareños acuden a la montaña de Pentina para pasar un día de hermandad.

Durante la romería se oficia una misa en la que se cantan los Gozos de Nuestra Señora de Esplà y se hace una comida de hermandad con baile final. Al regreso hay la costumbre de parar a merendar en la fuente de Comacalent.