TOSSA DE MAR

Situada en la Costa Brava sur, a medio camino entre la ciudad de Barcelona y la frontera francesa, Tossa de Mar tiene una superficie de 38’46 km2, con un 88% de zona verde no urbanizable, y una población de unos 6.000 habitantes. El clima es típicamente mediterráneo, con inviernos suaves y veranos cálidos.

RUTAS EN TOSSA DE MAR

TOSSA DE MAR2

PUEBLOS CON ENCANTO: TOSSA DE MAR

Situada en la Costa Brava sur, a medio camino entre la ciudad de Barcelona y la frontera francesa, Tossa de ...
Leer Más

CÓMO LLEGAR

Viniendo del norte, acceso por carretera a través de la autopista AP-7, tomando la salida 9 en dirección a Vidreres, Lloret de Mar y Tossa de Mar, o por la carretera nacional N-II, saliendo en Vidreres, Lloret de Mar.
Para llegar a Tossa existe la opción de seguir hacia Lloret y hasta Tossa o de continuar por la carretera que va hacia Sant Feliu y Platja d’Aro y tomar el desvío que se dirige directamente a Tossa por el interior.

Viniendo del sur, acceso por carretera a través de la autopista AP-7, tomando la salida 9 en dirección a Vidreres, Lloret de Mar y Tossa de Mar, y acabar de llegar a Tossa siguiendo las instrucciones anteriores. O bien por la autopista C-32, tomando la última salida Blanes Costa Brava, o por la carretera nacional N-II, saliendo en Blanes. En este caso se debe continuar en dirección a Lloret de Mar y Tossa de Mar.

A VISITAR

Tossa es un verdadero museo al aire libre. Sus vestigios prehistóricos dan paso a una Túrissa romana, a una Tursa medieval y a una Tossa moderna convertida primero en refugio de artistas e intelectuales y más tarde en generosa anfitriona de turistas y visitantes. Este legado patrimonial es el fiel testimonio de todas aquellas personas que, queriéndola, convirtieron esta tierra en su hogar.

Imagina sentirte en plena naturaleza y poder disfrutar del silencio, conocer lugares de Tossa que nunca hubieras imaginado encontrar aquí, espacios de gran belleza con todo el olor de la naturaleza: a pino, a romero, a tomillo… Imagina el olor a mar y disfrútalo contemplando uno de los paisajes más espectaculares de la Costa Brava, una sucesión de acantilados y miradores rodeados de verdes y azules, un capricho de formas que juegan con el mar dibujando entrantes y salientes, playas y caletas.

También hay una Tossa cultural, festiva, activa, que celebra sus fiestas y tradiciones más antiguas y que organiza conciertos, exposiciones, bailes, ferias, concursos de pintura, mercados, romerías, competiciones deportivas…