BOÍ

Boí es un pueblo situado en la comarca de l’Alta Ribagorça, en el término municipal del Valle de Boí. Tradicionalmente ha sido el pueblo más importante del valle.

Boí tiene una casco antiguo amurallado, en parte aprovechando las rocas del lugar y en parte por las mismas casas, con el castillo en el extremo de poniente y la iglesia de Sant Joan un poco al noroeste, fuera del recinto cerrado. El pueblo ha crecido bastante gracias al turismo invernal y veraniego, y se ha ido formando un núcleo moderno con la carretera como eje vertebrador.

El casco antiguo de Boí es un monumento del municipio del Valle de Boí declarado bien cultural de interés nacional.

RUTAS EN BOÍ

FOTO ERMITA DE ST. NICOLAU

DE LA PALANCA DE LA MOLINA AL LAGO DE LLEBRETA POR EL VALLE DE SANT NICOLAU

Itinerario que permite disfrutar de la vertiente occidental del Parque Nacional de Aigüestortes i Estany de Sant Maurici, el primero ...
Leer Más
FOTO JOAN VENTOSA

TRAVESÍA DEL REFUGIO JOAN VENTOSA I CALVELL AL REFUGIO DE COLOMERS POR EL PUERTO DE CALDES

Interesante ruta que permite unir l'Alta Ribagorça y el Valle d'Aran por el puerto de Caldes. A pesar de la ...
Leer Más
FOTO LLAC DE LLEBRETA

DEL LAGO DE LLEBRETA AL PORTARRÓ DE ESPOT POR LOS LAGOS LLONG Y REDÓ

Esta ruta recorre la cabecera del valle del río Sant Nicolau, eje vertebrador de la zona occidental del Parque Nacional ...
Leer Más

A DISFRUTAR

La Fiesta Mayor de Boí es por Sant Joan, patrón de la parroquia; es el día que se celebra la bajada de fallas.

Además, el primer domingo de julio todos los habitantes de Boí hacen un encuentro y una comida en la ermita de Sant Nicolau en el Parque Nacional d’Aigüestortes y Lago de Sant Maurici

A VISITAR

En el interior del pueblo está la capilla de la Virgen del Roser, que sirve actualmente de iglesia parroquial, y algo distanciada al norte del pueblo, se conservan los restos de la iglesia románica de Sant Pere de Boí. Para completar la lista de edificios religiosos de Boí, cabe mencionar las capillas situadas en la zona de Aigüestortes, del Parque Nacional: la moderna del Santo Espíritu, y la antigua de Sant Nicolau de Boí.

Conserva un casco antiguo de gran belleza y valor histórico, con restos de muralla, con una única puerta de acceso a la parte antigua del pueblo, y del castillo. Las calles son de aspecto medieval y están empedradas, algunos son pasillos cubiertos. Las casas son de piedra y muestran sus grandes chimeneas. Sobre el río se puede ver un pequeño puente de piedra muy antiguo.

Los barrancos que pasan cerca del pueblo, aparte del agua, llevan truchas abundantes y movían molinos, que las terribles venidas de aguas destruyeron. El terreno es montañoso, áspero, roto y de mala calidad. Hay muchos pinos, abetos y otros árboles y arbustos, pero no se saca provecho por la dificultad del terreno. Se producía centeno, cebada, patatas, legumbres y pastos, y hay ovejas, cabras, bueyes de cultivo y yeguas. Hay dos molinos aún en funcionamiento.